Descargas
Contacto

¿Podemos ayudarle?

Acepto las condiciones de la política de privacidad

COMPLEJO "VALLE DE LOS MONSTERS"MON-60A

Información técnica:

    Dimensiones

    365 x 268 x 182 cm.
  • Edad recomendada

    +9 meses
  • Altura de caída

    58 cm.
  • Superfície de seguridad

    28,25 m²

Materiales:

* Estructura: Acero inoxidable
* Paneles: HDPE (Polietileno de alta densidad) de 13 y 19 mm.
* Deslizador: Acero inoxidable 58cm
* Plataformas y pasarela: Contrachapado Fenólico Antideslizante 15 mm.

Certificación EN-1176

Descripción:

Conjunto modular concebido para el JUEGO y la ESTIMULACIÓN TEMPRANA de niños pequeños, aproximadamente a partir de 9 meses hasta 4 años, con escenografía de monstruos gigantes muy simpáticos y atractivos para los niños.

Estructura de tubo redondo Ø50mm de acero inoxidable, paneles en polietileno de alta densidad de 13 y 19mm, plataformas y pasarela de contrachapado fenólico antideslizante de 15mm y deslizador en acero inoxidable.

El conjunto se constituye por cinco plataformas a distinto nivel (plataforma más alta 0,58m) que forman dos torres y están unidas entre sí por un puente flexible con barandillas fijas. Las plataformas funcionan como escaleras de acceso con superficie suficiente grande para poder subir a gatas, lo que da mucha seguridad a los niños pequeños. Además, el conjunto cuenta con:
•    una rampa inclinada de trepa,
•    un tobogán con altura de salida 0,58m,
•    muchos paneles decorativos y llenos de actividades lúdicas:
-     discos de engranaje para experimentar causa-efecto,
-     un disco giratorio con ojo de buey lleno de canicas para producir sonidos,
-     coloridos rodillos giratorios,
-     un raíl sinuoso vertical con una pieza movible donde los niños pueden medir su altura y a la vez  desarrollar la coordinación ojo-mano,
-     tres mirillas con ojos de buey transparentes.

El conjunto ofrece condiciones ideales para potenciar el aprendizaje de los niños, respetando su corta edad y en un entorno lúdico, divertido y seguro.
Dos monstruos llamativos estimulan la imaginación de los niños, mientras desarrollan el tacto, la vista, la orientación y aprenden a conocer mejor su propio cuerpo, fortalecen sus músculos y mejoran su coordinación.